¡Reto del agua conseguido!

img_19700429_053057736.jpg¡Madre mía! Hace muchísimo tiempo que no publico nada en el blog, y no porque me falten contenidos sino ¡porque me falta tiempo!

Bueno, antes de nada quería compartir mi alegría porque por fin me he “desintoxicado” de las bebidas de cola y ahora voy a todos los sitios agarrada a mi botella de agua libre de BPA.

Son tantos los beneficios que nos ofrece el agua que no deberíamos avergonzarnos de beberlo incluso cuando salimos a tomar algo con nuestros amigos. Estos son algunos de ellos:

  1. Bueno para la salud. Mantener la hidratación de nuestro cuerpo es imprescindible para que todos nuestros órganos funcionen correctamente. ¿Sabías que beber agua con frecuencia puede reducir el riesgo de sufrir un infarto al corazón? También mejora los problemas estomacales y ayuda a reducir el estreñimiento. Además, beber agua contribuye al buen funcionamiento de los riñones y por tanto, a limpiar el organismo y eliminar toxinas.
  2. Nos ayuda a adelgazar. El agua es inodora, incolora e insípida, sí, pero también está libre de azúcares, grasas, carbohidratos y calorías por lo que es un gran aliado si queremos reducir peso. Además, muchas veces confundimos el hambre con la sed, por lo que si bebemos a menudo, la sensación de hambre llegará cuando realmente necesitemos comer.
  3. Vital para los deportistas. Beber agua durante el entrenamiento mejora nuestra forma física ya que ayuda a reponer los líquidos que se expulsan con el sudor.
  4. Un elixir de belleza. No hay nada como estar bien hidratado para lucir una piel jugosa y tersa. Y si no, que se lo pregunten a las modelos.

Se dice que se deben beber al día unos ocho vasos de agua, que también pueden ser en forma de tés u otras bebidas, pero todo dependerá de la corpulencia y necesidades de cada persona. Lo importante es no llegar a sentir sed pues es síntoma de deshidratación.

En mi próximo post os hablaré de mi nuevo reto: dormir ocho horas.

¡Hasta pronto!

 

cropped-cropped-lvam.jpg

 

 

Anuncios

Garantiza tu éxito definiendo objetivos SMART

smartSi tienes en mente llevar a cabo algún objetivo necesitarás planificar cómo lo vas a conseguir, pero más importante aún es tener claro ese propósito. Por eso mismo te aconsejo comenzar por el principio que es definiendo expresamente aquello que deseas lograr. Para facilitar esta tarea, puedes utilizar el método SMART cuyas letras nos recuerdan los criterios que tenemos que tener en cuenta a la hora de definir los objetivos:

  • El objetivo debe ser ESPECIFICO, que se entienda con sólo leerlo.
  • Debe ser MEDIBLE (dinero, peso, cantidad, etc.) para poder comprobar resultados.
  • Hay que proponerse metas ALCANZABLES, si bien con ciertas dosis de ambición y dificultad que impliquen esfuerzo, disciplina y compromiso.
  • Hay que ser REALISTA y asegurarse de que se dispone de los recursos necesarios para lograr el objetivo y que se está realmente motivado para llevarlo a cabo.
  • Y por último no hay que olvidar el factor TIEMPO. Es importante incluir un plazo de consecución, que a su vez se puede dividir en diferentes etapas con el fin de fortalecer la motivación al ver que se van consiguiendo pequeñas metas.

Como puedes ver, según este método no basta con decir por ejemplo: “este año quiero adelgazar”, sino que debes concretar cuántos kilos deseas perder, en cuanto tiempo, asegurarte que no es un objetivo descabellado y que lo puedes lograr sin atentar contra tu salud, y debes trazar un plan de cómo lo vas a conseguir ya sea mediante una dieta específica, haciendo ejercicio o cambiando algunos hábitos. Además, puedes establecer varias etapas (semanales, quincenales, mensuales) para medir los resultados y revisar si vas por buen camino o si debes modificar algún hábito.

Ahora que ya conoces en qué consiste el método SMART, intenta aplicarlo a tus propósitos de 2019 pues sin duda te ayudará a asegurar el éxito.

“Un plan no es nada, pero la planificación lo es todo

Dwight D. Eisenhower

¡Feliz semana!

cropped-cropped-lvam.jpg

Reto 1: No a los refrescos

copa.jpgLo confirmo, me encantan los refrescos y el cosquilleo que hacen sus burbujas al pasar por mi garganta. Desde que salieron al mercado en su versión “light” me volví una adicta a ellos pensando que era una buena opción para calmar mi sed y disfrutar de su sabor sin meter calorías al cuerpo. De esa manera, aquella bebida que en su día sólo tomaba en ocasiones especiales, se convirtió en un imprescindible en mi cesta de la compra. Desde entonces, creo que no ha habido día en que no me haya tomado un par de latas, e incluso bastantes más en verano, cuando el cuerpo te pide más hidratación.

Quizás te haya pasado lo mismo, pero, ¿alguna vez se te ha ocurrido leer detenidamente sus ingredientes?

La mayoría están compuestos de agua carbonatada, acidulantes, aromas naturales, conservantes, antioxidantes, estabilizantes y edulcorantes, todos ellos a veces enmascarados por una lista irreconocible de números encabezados por la letra E.

En principio todos estos ingredientes están acreditados por las autoridades sanitarias y son aptos para el consumo humano, sin embargo, ¿qué necesidad tenemos de meter al cuerpo tantos compuestos químicos? ¿Sabemos realmente qué efectos secundarios nos pueden crear a largo plazo?

Existen muchas teorías con respecto al consumo de refrescos, desde los que opinan que estas bebidas, tomadas con moderación no son en absoluto dañinas y que hasta pueden ayudar a hacer la digestión, hasta los que opinan que estropean el esmalte de los dientes, desgastan los huesos, pueden producir anemia, adicción, irritabilidad, insomnio, y hasta te pueden hacer subir los niveles de insulina. ¿Pero cómo puede ser esto último si no llevan azúcar? Pues parece ser que el sabor dulzón de los edulcorantes engaña al cerebro, que se prepara para recibir una gran ingesta de calorías que, como no llega,  provoca la necesidad de volver a tomar otro refresco que aplaque esa sensación, o a ingerir alimentos ricos en calorías como pueden ser dulces o snacks.

La verdad es que yo no soy experta en medicina para apoyar o censurar estas teorías, simplemente mi sentido común me indica que debería evitar seguir consumiendo refrescos todos los días y en su lugar debería beber más agua, que por algo es la bebida más natural y con más beneficios que podemos tomar.

Ya llevo varias semanas sin probar refrescos y la verdad es que el reto me está resultando mucho más fácil de lo que esperaba, por eso mismo, si crees que te excedes tomando este tipo de bebidas, te invito a unirte conmigo al reto del agua. Verás qué bien te sientes.

¡Feliz semana!

lvam

¿Dieta o vida sana?

img_19700420_073051161Odio las dietas. Desde que era una niña me han puesto tantas que sólo oír esa palabra salgo huyendo. Es cierto que cuando las he seguido bien he logrado perder bastante peso y me he sentido muy feliz pero siempre a costa de renunciar drásticamente a muchos alimentos. ¿Y qué pasa cuando llevas tres o cuatro meses sin probar el pan, la pasta o el queso? Pues que llega un día que acabas por sucumbir ante las bondades del chocolate, las patatas o lo que sea.

Es lo que me ocurrió hace algunos años. Tras conseguir adelgazar bastante con la dieta Dukan me relajé durante las vacaciones y pasó lo que tenía que pasar: reapareció el efecto rebote con el que recuperé, no sólo los kilos perdidos, sino algún otro más de regalo. Si alguna vez has vivido esta experiencia comprenderás lo frustrada y decepcionada que me sentí conmigo misma.

A raíz de esto tiré la toalla, descubrí nuevas tiendas de tallas XL y renuncié a los modelitos de Zara. No es por nada, pero siempre me ha encantado la moda, así que solucionado el problema de la ropa conseguí quererme con mis kilos de más. Sin embargo, aceptar de lleno mis limitaciones, aunque pueda ser bueno a nivel psicológico en realidad no lo es, porque al margen de la apariencia física, la realidad es que la obesidad es perjudicial para la salud.

Por eso, si te notas cansado, si te duelen las articulaciones, si te fatigas cuando caminas o si te cuesta abrocharte los zapatos es signo de que algo va mal y hay que poner remedio cuanto antes. Si no, se convertirá en la pescadilla que se muerde la cola, porque cuantos más problemas físicos sientas, menos ejercicio realizarás, más difícil resultará perder peso y los problemas irán en aumento.

Así que, antes de que sea demasiado tarde, me he convencido de que es hora de reajustar mi estilo de vida y poner remedio adquiriendo hábitos más saludables que me hagan sentir bien y con los que pueda ir bajando de peso sin sentir que estoy haciendo una dieta restrictiva de adelgazamiento.

He de confesar que me siento muy ilusionada con este proyecto para el que ya no hay vuelta atrás. Este es mi gran propósito para 2019.

¿Te interesa acompañarme en este reto conmigo?

lvam

 

Un día en la Mercedes Fashion Week

La moda es una de las cosas que más me ha cautivado siempre y hoy he tenido la oportunidad de visitar con mi hija la Mercedes Fashion Week donde hemos asistido al desfile de Roberto Diz que nos ha fascinado. ¡Qué trajes tan bien hechos, que caída de telas, qué elegancia y originalidad! La colección sorprende por combinar sus impecables trajes bien estructurados con atrevidos guantes fluorescentes y desmesuradas mochilas colgando a la espalda de algunas modelos. Me ha parecido una fusión entre la moda de los años 50 tan femenina y la España de Alatriste con sus mangas abullonadas y solapas infinitas, todo ello impregnado, quizás sutilmente, de cierto aire oriental.  Mi enhorabuena a este fabuloso diseñador gallego por un trabajo impecable donde domina el negro, y gracias también a las dos estudiantes de diseño de moda que nos regalaron las entradas, escogiéndonos a nosotras de entre todos los que aguardábamos

pacientemente en una larga cola a que hubiera posibilidad para entrar. ¡Simplemente les parecimos simpáticas! Y es que una actitud positiva en la vida hace maravillas.

Asistir a este desfile ha sido el gran colofón a un día extraordinario donde nos divertimos recorriendo los stands de los patrocinadores, nos fotografiamos con la guapísimas Nieves Álvarez que estaba a punto de presentar en directo su espacio Flash Moda y disfrutamos de un ambiente desenfadado donde no dejamos de sorprendernos con los ocurrentes looks de algunos asistentes. Sin duda, sin esas extravagancias y sin esa actitud “por que yo lo valgo” la Fashion Week no sería la misma. El año que viene volveremos, y quizás, también nos atrevamos a llevar alguna apuesta muy personal, al fin y al cabo ya sabes eso de “donde fueres haz lo que vieres”.

lvam

 

 

 

Qué es lo que pone freno a tus objetivos

tazaCada año que comienza me trae una sensación parecida a cuando abres la ventana por la mañana y descubres un nuevo amanecer lleno de luz y energía. Esta sobrecarga de baterías me hace aspirar a cambiar mis hábitos, y aunque lo intento, acabo siempre por desistir harta y desanimada.

¿Qué es lo que pone freno a nuestros planes? Puede que se deba a que nos proponemos objetivos que no se identifican con nuestras verdaderas pasiones, sino con actividades que consideramos que podrían ser buenas para nosotros.
Quizá deberíamos dar una vuelta de tuerca a estos propósitos y en vez de recurrir a los clásicos “ir al gimnasio, adelgazar, leer más, ver menos la tele, etc.” lo que deberíamos hacer es identificar qué es lo que realmente nos motiva, recuperar nuestros sueños escondidos u olvidados y decidirnos a realizarlos.

Lo que está claro es que emprender actividades que nos ayuden a evadirnos de nuestra rutina, que nos permitan relacionarnos con otras personas o que hagan brotar nuestras dotes artísticas hace que liberemos estrés y nos sintamos mucho mejor con nosotros mismos, y ese es el primer paso para la felicidad.  Así que ánimo y reserva tiempo para ti. ¡Porque tú lo vales!

Recuerda, el único impedimento para hacer lo que deseas eres tú.

cropped-lvam

 

Propósitos de Año Nuevo

img_19700420_081557407-1.jpg

¿Quién no aprovecha el cambio de año para plantearse nuevos objetivos como hacer deporte, dejar de fumar o bajar esos kilitos que nos han dejado el turrón y el roscón de Reyes? Proponerse nuevos retos se ha convertido en todo un clásico, y es que tras los excesos de las fiestas navideñas comienza un nuevo ciclo en el calendario que nos invita a poner orden en nuestra vida.

Así es como año tras año comenzamos enero con muy buenos propósitos, pero la realidad es que si no nos motivan lo suficiente, acabaremos tirando la toalla antes de tiempo y nos sentiremos frustrados y derrotados por nuestra incapacidad para cumplir nuestras promesas.

Además de la falta de motivación, otra de las causas que nos impiden mantener nuestros objetivos es porque no planificamos cómo los vamos a lograr.

Motivación + Planificación son la clave que necesitamos para conseguir llegar a la meta, y esto se puede aplicar a todos los ámbitos. Sólo hay que fijarse en cómo actúa cualquier equipo deportivo, ellos persiguen una meta clara que es ganar los partidos y conseguir ser los mejores, les motiva el prestigio y el dinero pero saben que para llegar a lo más alto deben planificar los partidos, crean estrategias y son constantes a la hora de ejercitarse.

Pues bien, si tu deseo para este año es cambiar tus hábitos para llevar una vida más saludable te animo a seguir mi blog y poner en práctica las recomendaciones que he ido recopilando y que yo misma voy a adoptar.

¿Te animas a acompañarme en esta aventura?

cropped-lvam